martes, 15 de diciembre de 2015

Nada que decir
         adormecido por el calor de la ciudad
                espero que pase la resaca
                         con paciencia de caballo
                                para volver a tener la fuerza
                                      y mojar mis labios en chela fresca
                                transformar el agua en saliva seca
                          y perder poco a poco la cabeza
               volviendo al vacío de la noche 
          que me llena el alma de humo
     hasta que algún día pegajoso
despertar sea mi sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario